viernes, 21 de mayo de 2010

Trastornos del apetito en niños

Buenos días,

qué tal???? Genial no???? es que es viernes ya yujuuuuu!!!!!
Hoy, después de leer el último post de Xanela Chic se me ocurrió que podía postear sobre los trastornos del apetito en niños. Es algo muy, pero que muy común, y que siempre preocupa a los padres. Asique aquí os dejo la info espero que os guste, sorry por las que no tengan niños, pero a lo mejor teneis sobrinitos con estos problemas y podeis quedar como la super tia (o tio) con estos consejitos jijijij.....

Trastornos del apetito

La anorexia es una disminución o inhibición del instinto que impulsa a alimentarse. Puede ser de dos tipos, si es global, para todos los alimentos, es decir, si el niño se niega a comer cualquier tipo de alimentos, probablemente sea de tipo orgánico. Mientras que si es parcial, con marcada preferencia por unos alimentos determinados, existe una probabilidad alta de que sea funcional.

La anorexia se encuentra como síntoma acompañante en el 20-30% de todas las consultas pediátricas, aunque a menudo es un síntoma acompañante de otro proceso. Cuando es único síntoma de consulta aumenta la probabilidad que su etiología sea funcional.

Existe una patología contraria a la anorexia que se denomina polifagia. Esta alteración se caracteriza por un apetito excesiva. Esta puede deberse a varias cosas, entre las cuales están la diabetes, alteraciones tumorales, a una causa postinflamatoria.

La diferencia entre ambas tipos de anorexias es que la orgánica se debe a alguna causa patológica como puede ser, infecciones, malformaciones, intolerancias digestivas, hepatitis, etc. Mientras que la anorexia funcional se debe a causas como ansiedad materna, errores dietéticos, hiperalimentación, privación afectiva, reacciones de obstinación, celos, hijo único, conflictividad, etc.

Características de la Anorexia funcional:

Por parte del niño:
Pretender atraer la atención del ambiente.
Imitación de los hermanos
Interés por otras cosas
Simple negativismo o tozudez
Inquietud general (niño hiperactivo)
Actitud enseñadora o fantasiosa
Estado de ánimo excitado o deprimido
Comidas entre horas
Actitud caprichosa

Por parte de los padres o cuidadores:
Incoherencia en la enseñanza del hábito de comer
Alimentación forzada
Regaños como medio de incitar a la ingesta
Exceso de solicitud con motivo de la comida
Juegos y cuentos durante la comida (televisión)
Excitación antes de las comidas
Ambiente desagradable
Tolerancia para prolongar la comida
Mala presentación de los alimentos
Excesiva disciplina en los modales

Tratamiento de la anorexia
En el caso de las anorexias orgánicas es necesario tratar la causa, teniendo cuidado para el círculo vicioso que se haya podido estableces. La medicación tiene un escaso efecto.
Para las anorexias funcionales se toman medidas prácticas. Estas son:

Conocer la causa del trastorno reactivo y las características de las personas implicadas
Tratar de romper el ciclo vicioso, eliminando tensiones
Desaconsejar actitudes drásticas y negativas. Utilización de un lenguaje firme, pero cariñoso y amable.
Separación en ocasiones de los padres, en horario de las comidas
Mejorar aspectos culinarios y la presentación. Suspender los alimentos con especial aversión durante al menos un mes.
Horario de comida fijo, tres horas después de la comida anterior, en el mismo lugar, diferenciado de otras actividades.
Reducir motivos de distracción. Evitar disputas en la mesa. No cambiar la comida decidida. No ofrecer alimentos entre horas. Retirar los platos tras un intervalo prudencial.


Ante la negativa a comer determinados alimentos, nunca hay que utilizar los alimentos como premio o castigo, de modo que si se rechaza un alimento se intentará cocinarlo de otra forma o acompañarlo con guarniciones que gusten, pero en ningún caso se debe eliminar de la alimentación menos aún cambiarlo por un alimento que le guste al niño. No es bueno tener demasiado tiempo comiendo a los niños, las comidas deben durar aproximadamente media hora. Nunca se debe aceptar el chantaje por parte de los niños.
Puede ser bueno, introducir al niño en la adquisición y preparación de los alimentos. Por ejemplo, cuando vayamos a hacer la compra, dejar que el niño escoja la fruta (guiado por nosotros está claro), la pesa, etc. Una vez en casa, que ayude a colocarla y lo más importante, que ayude a prepararla, pueden hacerse recetas sencillas que el pueda hacer con nosotras, de este modo tendrá mayor curiosidad por probar "lo que él ha hecho" e irá adquiriendo hábitos con respecto a nuevos sabores.


Esto ha sido todo para hoy, espero que os haya gustado o deseo un feliz finde semana
muuuuaks

3 comentarios:

  1. Muchas gracias guapa! tengo que empezar a interesarme más por comer bien, sé que como nutricionista estarás harta de oirlo y es un tópico como la copa de un pino, pero es así!

    ResponderEliminar
  2. Hola Noemí,
    ¿Cómo está la nutricionista más guapa?
    Yo no tengo niños así que este post me lo salto pero ya me he apuntado a los menús light, a eso sí.
    Un besito.

    ResponderEliminar